lunes, 27 de febrero de 2017

LA PIEL QUE HABITO


La Piel que habito es una película de referencia dentro del cine Español actual. Y una de las creaciones más intensas de Pedro Almodóvar, es una película que a ninguno dejará indiferente.

Análisis del argumento

Venganza y locura


En “La piel que habito” destaca, para empezar, el desconcierto. Un hombre bien vestido y elegante, con una casa preciosa y gusto para el arte. Parece cuidar de una mujer desnuda encerrada en un cuarto, y parecen enamorados. Pero hay algo más ¿Qué tipo de locura tiene ella para estar encerrada en un cuarto? ¿Por qué rompe su ropa? ¿Por qué está desnuda?

Y es que esta película no empieza por el final, pero tampoco por el principio. Y utiliza los saltos temporales para desconcertarnos e ir creando las sensaciones que se van buscando.

De alguna forma, todos los personajes poseen algún tipo de locura. La más evidente, es quizás la de Norma, que está causada por el trauma. También Zeca sufre algún tipo de delirio que le lleva a hacer daño a los demás, incluso a aquellos a los que cree que quiere, como a Vera. La locura de Vicente pasa de ser la adicción que le lleva a violar, casi sin querer, a Norma, a un trastorno de personalidad al ser secuestrado y mutilado.

Pero la locura más grave es la de Robert, sobre todo, porque es la menos evidente. Desde fuera, es un cirujano modelo, retirado por el trauma de la pérdida de su hija, y dedicado a la investigación. Pero en realidad siempre estuvo loco, y solo cambia la forma de encauzar esa locura. Al principio se volvió loco por salvar a su mujer, y más adelante por vengar a su hija, hasta que, al final, fusiona sus dos locuras, secuestrando y mutilando al hombre al que culpa de la muerte de su hija, y finalmente, tratando de convertirlo en una versión mejorada de su mujer, una mujer con su cara, pero con una piel resistente al fuego que acabó con ella. Lo cual le lleva a confundirse a sí mismo ¿Es esa persona el hombre que llevó a su hija a la muerte o la mujer a la que él amó?

Pero algo así lleva a preguntarse ¿Cómo es posible que nadie de los que están a su alrededor percibiera tal grado de locura? Esto es, en cierto modo, una advertencia. Un consejo de Almodóvar. Nadie es lo que parece, cualquiera puede esconder una terrible locura tras su cara de ángel, su sonrisa cordial, sus ganas de salvar el mundo y su abultada cartera. 

Robert y Zeca, aunque prácticamente separados al nacer, coinciden en los dos puntos clave de su vida. Amaron a la misma mujer, a la que, de cierta forma, ninguno puede olvidar. Y poseen una locura que les empuja a hacer daño a los demás.

Pero esta no es solo una historia de locura. Es, sobre todo, una historia de venganza, consciente o inconsciente. Es una historia de venganza de Zeca contra Robert, robándole a su mujer por haber tenido todo (hasta a su madre) mientras que él no tuvo nada. Y de Zeca contra su madre, amenazándola por haber escogido a Robert. También es una historia de venganza de Robert contra Zeca, matándolo por haberle robado a su mujer y haberla abandonado.

Pero es principalmente una historia de venganza de Robert contra Vicente, robándole quién es y sometiéndolo, por haber provocado la muerte de su hija. Pero en el desenlace, es una venganza de Vicente contra Robert, por habérselo quitado todo.



Un cuerpo que no es el mío

Es notable la forma en que la película trata la transexualidad. Un concepto francamente difícil de entender si no se vive de forma cercana, y que sin embargo, queda muy claro en el desarrollo de la película.

Cuando Robert le opera en contra de su voluntad, Vicente se convierte en un hombre encerrado dentro del cuerpo de una mujer, sabe que es un hombre, se siente como si fuera un hombre, pero su fisionomía indica lo contrario, y nada de lo que se ve muestra quién es él en realidad.

Vicente a priori rechaza ese cuerpo, pero al final trata de adaptarse a él, de ser quien no es, de ser Vera, intenta ser mujer en todos los aspectos, se compra ropa de mujer, anda como una mujer e incluso se acuesta con Robert y trata de disfrutar de su cuerpo de mujer. Pero no es quien él es. Y vuelve destrozado a casa.

Esa sensación de falta de identidad. De sentirse atrapado en un cuerpo que no es el suyo. Ese saber que eres otra persona. Es justo la clase de sentimientos que definen los transexuales. La necesidad de ser por fuera cómo se siente por dentro, y el dolor porque el mundo no vea quienes ellos son. Y el esfuerzo infructuoso por adaptarse a un cuerpo que no es el suyo. A una vida que no les corresponde. Sin duda una forma poco convencional pero eficaz de expresar un problema de otra forma difícil de entender.

Ficha técnica y artística

Título: La piel que habito
Título original: La piel que habito
Dirección: Pedro Almodóvar
País: España
Año: 2011
Duración: 117 min.

Género: Drama

Productora: El Deseo


Frases célebres


"- ¿Te gusta lo que ves?
- ¿Qué quieres decir?
- ¿Hay algo que quieras mejorar?
- No. No quiero mejorar nada.
- ¿Entonces puedo darme por terminada?
- Sí... Y puedes presumir de tener la mejor piel del mundo."

"Si no la matas tú, se matará ella. Las historias se repiten."

"- Tú no eres mi hijo. Yo solo te parí."

"Aunque los padres eran muy distintos, los dos nacieron locos. La culpa es mía. Tengo una locura en mis entrañas."

Si la vuelves a ver fíjate en...

... las obras de arte y la decoración de la casa de Robert, son simplemente perfectas.

Si te gustó "La Piel que Habito" te gustará...

... "Julieta", el último drama de Almodovar. Con gran un análisis de las intimidades familiares.

Calificación: 3/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario