lunes, 30 de enero de 2017

LA NOCHE QUE MI MADRE MATÓ A MI PADRE


La noche que mi madre mató a mi padre es una comedia fantástica, rápida y divertida, tremendamente teatral en la que el público, conocedor de todo lo que sucede no tiene más que relajarse y disfrutar de lo que está por llegar.


Análisis del argumento

En "La noche que mi madre mató a mi padre" Isabel, una mujer que acaba de cumplir los 40 trata de lidiar, de forma un poco peculiar, con el problema que su recién cumplida edad le supone para ser actriz. Isabel es la mujer de Ángel, guionista de cine. Que aún colabora con su ex mujer Susana, productora de cine, en el proyecto de una película. Aprovechando el fin de semana en que los niños están fuera, organizan una cena en casa de Ángel e Isabel para invitar a Diego Peretti y así convencerlo de que sea actor protagonista y coproductor.

Pero la velada no va a ir como se imaginan Ángel y Susana, cuando apenas han comenzado a cenar aparece Carlos, el ex marido de Isabel, con su novia casi adolescente, para darle a Isabel una terrible noticia, y ya de paso, quedarse a cenar.

Pero en un giro (no muy inesperado debido al título con spoiler) de los acontecimientos. Carlos se intoxica y muere.

En ese momento la locura se desata en la casa. La novia casi adolescente de Carlos grita histérica, mientras liga descaradamente con Peretti, y Ángel trata de convencer a Susana de que Isabel ha asesinado a su ex marido, y trata de encontrar la carta que éste le trajo con la terrible noticia para descubrir el móvil.

Pero Peretti pronto descubre la verdad. Carlos no está realmente muerto, sino que sólo lo finge en un retorcido "casting" en el que Isabel trata de demostrarles a Ángel y a Susana que es creíble en el papel de oscura asesina.

Llevado por la curiosidad, Peretti permanece en la casa, pero cuál es su sorpresa cuando descubre que Ángel y Susana, no sólo sospechan ya de que Isabel ha asesinado a Carlos, sino que están decididos a encubrirla. Así mientras Isabel se desespera en su cuarto, convencida de que nadie se ha creído su bien preparada historia. Ángel, Susana, y un perplejo Diego, planean cómo deshacerse del cadáver.

Mientras Ángel y Diego conducen a toda velocidad con el "cadáver" de Carlos en el maletero. Susana (completamente borracha, y descubriéndose alcohólica después de no haber probado una gota de alcohol hasta esa noche), le confiesa a Isabel que "saben lo que ha hecho", pero lejos de acusarla le declara su amor.

Diego y Ángel ya han llegado hasta un imponente acantilado, y antes de que Diego pueda evitarlo, el coche cae por un barranco y explota.

Al volver a casa, sale a la luz todo lo sucedido esa noche, y, en un casi-último giro de los acontecimientos, Carlos ha conseguido salvar su vida.

Finalmente Peretti participa en la película, que protagoniza Isabel.



"La noche que mi madre mató a mi padre" es una de esas películas que tienen la capacidad de contar una gran historia, y al mismo tiempo ser dinámicas, increíblemente divertidas y aparentemente poco reflexivas.

Tiene todo lo bueno del cine, una estética minuciosamente cuidada para que todo transmita exactamente lo que la situación requiere. La capacidad de dirigir la mirada del espectador y de utilizar los planos como un recurso más de la belleza. Pero al mismo tiempo también tiene lo mejor del teatro. No hay que olvidar que la primera imagen que vemos de la película es un escenario. Una sala de teatro en la que nuestra protagonista, por decisión propia, se mantiene toda la película, haciendo de su vida una pequeña obra de improvisación en la que pretende controlar todas la variables, que finalmente acaban por escapársele. Pero lo mejor que esta película obtiene del teatro es un concepto de escena muy teatral. En que los personajes sobreactuan sus propias personalidades llevándose a ellos mismos al extremo. En el que, a pesar de haber una clara protagonista todos los personajes sostienen la obra de forma coral, con un único conflicto, en un único escenario, pero con muchos puntos de vista.

La noche que mi madre mató a mi padre es una comedia de enredo, tradicional, divertida y ligera. Pero también es una buena historia, contada con maestría, y con mucho que decir a quien quiera escuchar.

Cómo ya he mencionado antes, Isabel decide trasladar el escenario a su casa, convirtiéndola así en un teatro en la que ella conserva todo el control. Y hay un motivo por el que decide hacer eso. Ella vive atrapada en un mundo en el que constantemente la rechazan como actriz. Y eso ocurre también en su casa, dónde ella siempre está dispuesta a ayudar para facilitar el trabajo de su marido, pero éste ni la considera para un papel, a pesar de la facilidad que podría tener para ayudarla en un momento difícil.

Y en el fondo, cada uno ha creado su propio escenario, en el que interpreta un papel que no es el suyo propio. Ángel finge despreciar que un actor opine de su guión y se refiere a él como "una mentira bien contada", porque en el fondo teme que su guión, en el que arriesga todo, y por extensión él mismo, no sean lo suficientemente buenos. Susana, se esconde tras su papel de productora implacable y controladora para ocultar a todos, y en especial a si misma, que es alcohólica y lesbiana, y sobre todo, que se siente sola. Y Carlos se esconde tras el papel de amigo de su ex mujer, que le echa una mano en lo que necesita, para ocultar que aún la ama y la admira profundamente.

Pero la única con valor para afrontar su miedo a priori es Isabel. Y eso es lo especial de su personaje. Que lucha hasta la extenuación, que no se rinde. Que es capaz de montar el numerito más raro que se ha inventado para probar que ella vale para lo que sabe que vale. Pero su valor no se acaba ahí, invita a casa a "su miedo" y le paga por sentarse a la mesa. Alex, es lo que se supone que quieren las productoras. Una chica joven y sexy, llena de energía y deseando comerse el mundo. De esas que piensan que seducir es sinónimo de llevar escote y que no tienen reparos en tontear con famosos en medio de una cena de negocios y delante de su "prometido". Pero pronto Isabel demuestra, a todos y a si misma, que la elegancia puede con la exuberancia. Que es mas atractivo un tango, lento y pasional, que lo que sea que baila Alex con Peretti.

La casa es también un reflejo de la personalidad de Isabel. Imponente, majestuosa y sólida por fuera. La clase de casa que todos querrían tener, la clase de persona que todos querrían ser. Un sueño. Pero llena de grietas, envejecida y poco cuidada por dentro. Como ella siente que él mundo la ve, como ella se siente. Pero Isabel es una persona de acción, no se sienta a esperar que sus inseguridades la derrumben, y por eso, al contrario que los demás, toma la iniciativa. Sin embargo, quienes, como Susana, intentan ocultar esos problemas, incluso de si mismos, acaban viendo como les explotan en la cara en los momentos más inoportunos, normalmente, cuando la situación les supera. Y probablemente es por esa personalidad luchadora. Por esa determinación a no abandonar, el motivo por el que todos a su alrededor la aman, la admiran y le son leales (aunque a veces se olviden de ello), hasta los límites más insospechados.

Pero hay un personaje al que a penas si he mencionado, uno que, según esta reflexión no tiene ningún motivo en esta intrincada función y este personaje es Peretti. Pero Peretti, a pesar de no tener una inseguridad aflorando por salir, ni una crisis existencial, si que tiene un propósito, Peretti, somos nosotros.

Peretti es un espectador externo. Ajeno a las personalidades y vidas de todos. Ajeno a sus problemas. Que, al igual que el espectador, tiene toda la información todo el rato, y que al igual que nosotros, se queda a disfrutar de una comedia de enredo y a esperar el desenlace. No es casualidad, que "se interprete a si mismo" pues su papel es, ser cualquier persona normal, disfrutando de una buena obra de teatro.

Ficha técnica y artística

Título: La noche que mi madre mató a mi padre
Título original: La noche que mi madre mató a mi padre
Dirección: Inés París
País: España
Año: 2016
Duración: 93 min.

Género: Comedia

Productora: Canal+ España / Ono / Rodajefilms


Frases célebres


"-Tu personaje tiene 25 años, ¿Tú cuántos tienes?

- Los mismos que hace dos horas, cuando empezamos el ensayo"


"Odio cuando te pones en plan actriz"


"Yo creo que tuvo una hemorragia interna, que se deshizo por dentro, vamos, como una... rata"


"- ¿Dónde está Carlos?
  - Eso está solucionado, en el fondo de un barranco"


"Era todo un teatro"

Si la vuelves a ver fíjate en...

... la actuación de Peretti, no tiene desperdicio.

Si te gustó "La Noche que mi Madre mató a mi Padre" te gustará...

... Qué Ruina de Función, otra comedia de enredo al más puro estilo teatral.

Calificación: 8/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario