lunes, 16 de enero de 2017

ALADDIN


Aladdín es sin duda uno de los clásicos Disney. Una de esas películas infantiles que todos los niños ven mil veces y que todos los adultos siguen recordando. Aladdín, el genio, Jasmín, Abú, e incluso Iago son nuestros amigos de infancia, y con ellos compartimos algunos de nuestros mejores recuerdos.


Análisis del argumento

En una ciudad perdida en medio del desierto, un mercader avispado nos cuenta una historia para vendernos una bonita lámpara.

Un sultán, simpático y poco autoritario vive en su enorme castillo desde el que gobierna la ciudad. Y su principal preocupación es su hija, a la que adora, pero a la que no consigue casar con un príncipe adecuado. Y el principal motivo por el que no lo consigue es que la propia hija se niega obstinada a casarse con un hombre del que no está enamorada. Desea más de la vida que pasar de las manos de su padre a las de su marido y ofende constantemente a todos cuantos pretenden que así sea.

El visir real (el mavado Jafar) controla al Sultán con su bastón mágico, pero está cansado de jugar en un segundo plano y quiere tomar el poder por su cuenta con la ayuda de un objeto mágico oculto en la cueva de las maravillas, pero no puede acceder a ella sin si preciado "diamante en bruto".

Ajeno a todo lo que ocurre en palacio, Aladdín vive en las calles de Agrabah con su fiel monito Abú. Roban lo que pueden para comer y sobreviven huyendo de los guardias que los persiguen por toda la ciudad. Y aunque siempre tienen una actitud positiva y un gesto amable para quien sufre, en el fondo anhelan la cómoda vida de palacio, sin saber que es él el valioso "diamante en bruto" que tanto necesita Jafar.

Jasmin, cansada de la jaula de oro en la que se ha convertido su vida, escapa de palacio y va a dar un paseo por la ciudad disfrazada de plebeya. Pero, desacostumbrada como está, a las costumbres del pueblo, pronto se mete en líos, y quien salta a su rescate es el siempre dispuesto Aladdín.

Juntos huyen por el bazar, y conectan de forma inmediata, pero cuando finalmente los encuentran, revelan que ella es una princesa y Jafar hace creer a todos que Aladdín la ha secuestrado y merece la muerte. Y en lugar de eso, cuando ya todos, incluida Jasmín lo dan por muerto, Jafar se lo lleva, engañado, a la cueva de las maravillas y le encarga la misión de que le lleve una lámpara. Pero Abú descubre el engaño, y roba la lámpara antes de que Jafar los deje atrapados dentro. En la cueva conoce a dos de los que serán sus mejores amigos durante la película, el genio, y la alfombra mágica.

Cuando logran salir de allí, pide su primer deseo, ser convertido en príncipe. Y elegantemente vestido, y con un gran cortejo se acerca a Agrabah, a pedir la mano de la princesa Jasmín. Pero Jasmín, aún dolida por la pérdida de Aladdín, y en su postura de rechazar a todos los pretendientes, le rechaza. Para conquistarla, la invita a dar un paseo en la alfombra mágica y le enseña todo el mundo. Y en ese paseo, ella le reconoce y se enamoran. Pero no es el único que le reconoce. Jafar encuentra la lámpara escondida en el sombrero de Aladdín y le reconoce también.

Es entonces cuando Jafar roba la lámpara, y se convierte a si mismo en Sultán, somete a Jasmín y a su padre y envía a Aladdín lejos. Pero este consigue volver y se enfrenta a Jafar, esta vez convertido en serpiente. Finalmente, convencen a Jafar de que el poder de un genio es mayor que el suyo, y él solo pide el deseo que será su perdición. Pide convertirse en genio, lo que le ata a una lámpara, y a un amo.

Finalmente, Aladdín utiliza su tercer deseo para liberar al genio y se casa con Jasmín.


Ahora está de moda que las princesas Disney sean fuertes, se valgan por si mismas y no dependan de nadie, y no me malinterpretéis, creo que es algo muy bueno, sin duda un buen mensaje a las niñas que verán las películas una y otra vez hasta aprendérselo de memoria. Pero, como la película de Aladdín deja patente, este mensaje no es una novedad. Jasmín tenía claro que se casaría con quien quisiera cuando quisiera, sin importar cuantas veces su padre le rogase u ordenase lo contrario. Jasmín despachaba con firmeza y sin despeinarse a los pretendientes que creían que negociar con su padre era suficiente y que ella era una muchachita blanda que caería rendida a sus pies. Jasmín desobedeció a su padre y se escapó al mundo exterior sin tener ni idea de que le esperaba fuera, pero sin miedo, y con inquietud por aprender. Jasmín se enfrenta a Jafar con la misma fiereza que lo hace Aladdín, para proteger su reino. Jasmín, sin ir más lejos, tiene por mascota a un tigre, UN TIGRE (por cierto un tigre adorable). Jasmín sabe qué que un hombre se fije en ella no implica que ella le pertenezca. Pero del mismo modo sabe que enamorarse de un pobre ladrón no es menos honroso que enamorarse de un príncipe, que cuando hay amor las diferencias no importan. Ser libre te da el derecho a enamorarte o a no hacerlo, y ambas cosas estarán siempre bien.

Otro de los puntos fuertes, e increíblemente actuales de Aladdín es que enseña a los niños que existen otras culturas fuera aparte de las que ellos ya conocen. Está ambientada en Agrabah, una ciudad claramente árabe, rodeada de desierto. Muestra el bazar, la arquitectura, las vestimentas, todo es distinto que aquí, distinto de lo que los niños de Europa y EE.UU. ven cada día o imaginan en los cuentos. Y sin embargo es un escenario tan positivo, tan amado y tan amable como lo puede ser el castillo de la Bella Durmiente. Enseña de tolerancia, y sobre todo enseña a comprender que no lo conocemos todo, que hay un mundo entero fuera del que no sabemos nada, y por el que deberíamos sentir curiosidad.


Pero lo que para mí es el mejor mensaje de la película de Aladdín es la relación entre el genio y Aladdín, la forma en la que Aladdín pone los deseos de su amigo por delante de los suyos propios y lo libera para que sea feliz. Y como el genio finalmente, después de recorrer el mundo, lo que escoge hacer con su libertad es quedarse al lado de su amigo. Con estos hechos se transmite a la perfección la idea de que lo importante en la vida son las personas, las relaciones, y que siempre se debe procurar lo mejor para quienes te rodean. Además, desvincula este mensaje del amor romántico, no es el único tipo de amor que debe tenerse en la vida y no es el enamorado la única persona que importa. La vida la forma una compleja red de relaciones y todas ellas hay que cuidarlas, y por todas hay que darlo todo. Porque lo que al final importa son siempre las personas que te rodean.

Ficha técnica y artística

Título: Aladdin
Título original: Aladdin
Dirección: John MuskerRon Clements
País: EE.UU.
Año: 1992
Duración: 87 min.

Género: Animación. Fantástico. Musical. Infantil. Aventuras

Reparto: Animation
Productora: Walt Disney Pictures / Walt Disney Feature Animation

Frases célebres

"Fíjate Abu, no todos los días puede verse un burro montando a caballo"
"Donde ya comprendí, que junto a ti, el mundo es un lugar para soñar"
"¡Jafar, Jafar, gran señor! Y si pierde... ¡mejor!"
"Todos los poderes del universo, y un espacio chiquitín para vivir"
"Eres una sucia rata callejera, naciste rata callejera y morirás siendo rata callejera"

Si la vuelves a ver fíjate en...

... la vuelta al mundo en "Un mundo ideal", no tiene desperdicio.

Si te gustó "Aladdín" te gustará...

... el El Rey León, otro de los grandes clásicos de Disney.

Calificación: 8/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario