lunes, 10 de diciembre de 2012

LA DECISIÓN DE ANNE



Esta  es una de esas escasas películas que te dicen que debes pensar pero no te dicen cómo debes pensar, al contrario de la mayoría de lo que se ve hoy, que te dice “no te pares a pensar lo que piensas tú y piensa lo que pienso yo”. Es estimulante que por una vez, la respuesta a la pregunta que se te plantea no te la dé la propia película sino que tengas que sacarla tú mismo, en base a la situación que la película te expone.



Análisis del argumento

Sara tenía una vida feliz, con sus dos hijos pequeños y su marido hasta que un día, descubre que su hija pequeña, Kate, tiene leucemia. Cuando el médico les dice que es poco probable que encuentren una médula lo bastante compatible para que le sirva a Kate y que ninguno de sus familiares cercanos es compatible, le ofrece como única opción para salvar a Kate el tener un tercer hijo, modificado genéticamente para que sea completamente compatible con Kate, y Anne es esa tercera niña. Desde que nace hasta el comienzo de la película, Anne se somete a una intervención médica tras otra a fin de donar a su hermana lo que necesitara.  Pero al principio de la película a Kate le fallan los riñones, y Anne debe donarle uno para que sobreviva. Pero Anne visita a un abogado para denunciar a sus padres pidiendo la emancipación médica, de modo que sus padres seguirían teniendo la misma potestad sobre ella excepto en lo que a intervenciones médicas se refiere, que sería ella misma la que tomaría las decisiones. Cuando Sara recibe la noticia de la denuncia monta en cólera, y pretende convencer a Anne de que lo que hace no está bien, pero no consigue nada, y tras ello habla con su marido y discuten, porque él ve que Anne tiene derecho a no querer someterse a  una operación tan definitiva como la donación de un riñón, y comprende que algo así no puede ser obligatorio. Pero Sara se niega a asumir la muerte de Kate. Mientras tanto la relación entre Kate y Anne, que siempre han tenido un vínculo especial por todo lo que han compartido, no se ve en absoluto deteriorada, y Kate va creando un álbum de recortes en que le dice a cada uno lo que ha significado para ella, le pide perdón a su hermano por haberle quitado la atención de sus padres todo el tiempo, le pide perdón a su padre, por haberle robado a su mujer, le pide perdón a Anne por haber adoptado el rol de hermana pequeña, dejando que Anne la protegiera en lugar de proteger a Anne, le da las gracias a su madre por haber sido su ángel de la guarda, por haber cuidado siempre de ella y por haber hecho locuras solo para conseguir que ella se sintiera mejor, por levantarle el ánimo a ella. Y entra un personaje nuevo, un chico al que Kate conoció en el hospital, también sufría cáncer y se enamoraron, estaba con ella todo el tiempo, la acompañaba en las quimioterapias y la llevó a un baile, pero poco después, murió, y esto supuso para Kate un golpe muy duro. Cuando el médico le dice a Sara que Kate no tiene opción de sobrevivir sin el riñón de Anne, Sara se desespera, y su hermana, que había sido un apoyo importante desde la noticia de la enfermedad de Kate, tiene una charla con ella y le dice que está actuando así porque su manera de llevar su dolor ha sido luchar de manera incansable por la vida de Kate, y que por eso no se atreve a rendirse. Y uno de los días en que Kate lo pasa peor, no para de repetir que quiere ir a la playa, y el médico le asegura al padre que daño no le va a hacer, de forma que le da el alta para que al final de la tarde la ingrese en urgencias y pasen el día juntos en la playa, pero cuando Sara se entera, se niega a asumir ese riesgo y se enfada con su marido y trata de impedirle que se vaya, pero él se impone y se lleva a Kate y a los demás a la playa, y Sara va más tarde, cuando se arrepiente de haber sido tan posesiva. Finalmente llega el día del juicio y la juez, que acaba de perder a su hija, insiste en ver a Anne a solas, para saber si verdaderamente es una niña enrabietada o sabe lo que está pidiendo. En el juicio, el abogado de Anne no para de pedir permiso para salir de la sala porque, como se descubre más adelante, es epiléptico. Y Sara no para de presionar a Anne para que se sienta culpable por estar dejando morir a su hermana Kate, hasta que llegado un momento, el hermano mayor de ambas estalla y le cuenta a todos que ha sido la propia Kate la que ha pedido aquello, porque entiende que ya ha llegado un punto en que no va a curarse de su enfermedad, y lo único que está consiguiendo con todas las operaciones es perjudicar a su hermana y evitar que todos los demás sigan adelante con sus vidas. De modo que ya está lista para morir, pero Sara no la deja. Dicho esto, Anne gana el juicio, Sara entiende lo que Kate lleva mucho tiempo diciendo y ella no ha querido escuchar, y Kate muere esa misma noche, estando con su madre en el hospital. En la última escena está toda la familia en Montana, el único lugar al que alguna vez viajó Kate, y que era para ella como un paraíso.

No cabe duda de que esta película trae consigo una serie de dudas morales. En primer lugar, cabe la duda de hasta qué punto es legítimo que unos padres beneficien a unos hijos a favor de otros, llegando hasta el punto de que unos hijos sean concebidos para bien de otros. Como siempre, el caso de esta película es extremo, porque lo que estaba en juego era la vida de Kate, aunque para ello han sacrificado la seguridad y la salud de Anne. Pero en el día a día hay padres  que tienen hijos porque su hijo “necesita un hermanito”, y bajo mi punto de vista eso no es justificable, porque dar la vida a alguien es algo muy serio e importante como para hacerlo por ningún motivo que no sea simplemente el querer traer alguien al mundo. Pero como iba diciendo antes, el caso que expone la película es demasiado extremo como para querer medirlo con un baremo normal. Porque la necesidad de Kate es mayor de lo normal, pero eso significa que el sacrificio al que someten a Anne de manera involuntaria también es mucho mayor. Y destaco que la someten a eso de manera involuntaria, porque aunque ella esté encantada de ayudar a su hermana, en la película se ve que su madre no le da opción a decir que no, por eso tiene que recurrir a un abogado, comprendo que para Sara sea prioritario mantener a Kate con vida, pero ¿Arrancarle un riñón a Anne contra su voluntad para darle a Kate algo más de tiempo hasta que la medicación vuelva a destruirlo? La película no da respuesta a esto, y es probable que muchas personas están en contra mía al decir esto, pero yo creo sinceramente que no, que la libertad de uno termina donde empieza la de otro, y Sara no puede disponer del cuerpo de Anne a su antojo, aunque sea su hija.

En segundo lugar me parece muy interesante la conversación de Sara con su hermana, en la que le hace ver que no puede asumir la muerte de Kate porque su manera de llevar el dolor ha sido luchar por la vida de su hija sin rendirse jamás, y que con el tiempo, esa manera de llevar el dolor se había convertido en todo lo que ella es, su seña de identidad es que está dispuesta a todo por conservar la vida de su hija. Y si su hija muere, ya no sabe quién es, y la idea de dejarla morir, aunque sea lo que Kate quiere, va en contra de si misma. Esto lleva a preguntarse, hasta que punto toda esa lucha es por Kate. ¿Quién no se ha refugiado alguna vez en una empresa, por noble que sea, para huir de una realidad dolorosa? Por noble que sea ayudar a una persona, si tu principal motivo no es ayudarla, sino huir de algo que a ti te hace daño, es posible que no siempre busques darle la ayuda que la otra persona necesita, sino que la contamines con lo que necesitas tú para mantener tu mente ocupada. Relacionado también con la actitud de Sara está la importancia de saber rendirse, muchas veces el rendirse puede sonar mal, sonar a debilidad, pero hay muchos casos en los que hace falta más fuerza para rendirse que para seguir intentándolo, aunque ya a nadie beneficie conseguirlo, cuando has luchado por algo durante mucho tiempo reconocer que no lo vas a seguir intentando sabe a derrota, pero saber rendirse es fundamental para poder asumir los reveses de la vida.

Me gustaría destacar por último brevemente cómo el amor daba sentido a la vida de Kate, le daba ganas de arreglarse, se veía con posibilidades de ser verdaderamente feliz acompañada de alguien que quería ser feliz con ella, sin pensar ni un segundo en por cuánto tiempo. Y destacar también la importancia de Montana, que es una simbiosis de un refugio, de un lugar al que huir y en el que sentirse en casa, y de un paraíso platónico e inalcanzable, porque Kate sabía que nunca volvería, y lo recordaba como si no pudiese haber un lugar mejor en todo el mundo.

Ficha técnica y artística

Título: La decisión de Anne
Título original: My Sister's Keeper
DirecciónNick Cassavetes
País: EE.UU.
Año: 2009
Duración: 106 min.
Género: Drama.
Calificación: No recomendada para menores de 7 años.

RepartoCameron Diaz, Alec Baldwin, Abigail Breslin, Joan Cusack, Jason Patric, Thomas Dekker,Elizabeth Daily, Sofia Vassilieva, Evan Ellingson, Nicole Marie Lenz
ProductoraNew Line Cinema / Gran Via Productions


Detalles a destacar 

Destacar de esta película que es una forma de drama muy peculiar, porque no tiene grandes momentos dramáticos, sino que la situación en si es lo bastante dramática como para que transmitir la sensación de drama necesitada, así que una sucesión de escenas que podrían ser del todo cotidianas para esa familia, son sin embargo para nosotros completamente dramáticas.

Si la vuelves a ver fíjate en...

… cuando Sara se rapa para conseguir que Kate salga de la cama, me parece un ejemplo sobrecogedor de la entrega de la madre por su hija.

Calificación: 7/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario