jueves, 15 de noviembre de 2012

LA VIDA ES BELLA


Una situación extremadamente trágica disfrazada de una comedia entrañable que te hará llorar y reír, que te hará enamorarte de un hombre que no es guapo por el cariño y entusiasmo que dedica a sus seres queridos, que te hará desear conocer a alguien que te quiera como el quiere a su mujer y a su hijo.


Análisis del argumento

Ese es el sacrificio que hizo mi padre. El regalo que tenía para mi.

La vida es bella empieza con nuestro protagonista Guido llegando a un pueblo de Italia en el que vive su tío y ha prometido dejarle vivir en su casa, busca trabajo como camarero y conoce a una profesora y se enamora en seguida. Al principio chocan un par de veces por casualidad, y más adelante él es quien busca esos encuentros hasta que finalmente, mientras él está de camarero en una fiesta ella le pide que le saque de allí y él entra en la fiesta subido en el caballo de su tío (que los nazis habían pintado con insultos) y la recoge como a una princesa y la saca de allí. En este periodo de tiempo se muestran escenas muy divertidas en la forma que él tiene de enamorarla a ella, como cuando se cuela en la clase con los niños o cuando le pide la llave a María.
Años más tarde están casados y tienen un hijo, y le dedica a él el mismo cariño que a su madre, hasta que un día van a buscarle a su tienda y se los llevan a los tres a un campo de exterminio. Entonces, para evitar la angustia de su hijo le convence de que aquello es un viaje por su cumpleaños, y que van a jugar a un juego, y que finalmente el que más puntos tuviera ganará un tanque. A Dora (la mujer de Guido) no iban a llevársela, pero se sube al tren, siguiendo a un marido y a su hijo. Al llegar al campo de exterminio llevan a Dora a la parte de las mujeres, y a Guido y a su hijo en la parte de los hombres, allí, Guido se encuentra con un hombre a quien solía servir la comida y con quien solía responder a adivinanzas, pero él no está dispuesto a ayudarle, lejos de eso le dice que está desesperado que le ayude a resolver una adivinanza. Mientras tanto, Guido corre innumerable peligros por conservar la inocencia de su hijo manteniendo la mentira, y evitando que quiera irse de allí y diciéndole que van ganando, y también consigue la manera de comunicarse con su esposa, hablando a través de un altavoz para decirle la famosa frase, reiterada a lo largo de la película de “Buenos días princesa”, además de tener que hacer trabajos agotadores. Un día, llaman a los niños a “la ducha”, pero el hijo de Guido huye, porque no le gusta la ducha, como demuestra en su casa al principio de la película. Cuando Guido ve que le ha pasado a los niños en “la ducha” le dice a su hijo que el juego se está acabando pero que ahora tiene que pasar todo el día escondido, sin que nadie le vea. Finalmente, la última noche, con los aliados ya acercándose al campo de exterminio los nazis deciden matar a todo el mundo y se siembra el caos, Guido le pide a su hijo que se esconda en una especie de buzón y que no salga de ahí hasta que no oiga que está todo en calma. Y él se dedica a buscar a su mujer de manera desesperada, pero antes de que pueda conseguirlo le encuentran y le fusilan, pero como pasa por delante de dónde está escondido su hijo pasa de forma divertida para que el niño piense que todo es de broma, pero finalmente le matan. Aún así, al niño no lo encuentran, y cuando él sale, aparecen los americanos con un tanque y le suben en él y le ponen un casco de soldado y le dan un paseo hasta que encuentra a su madre. Y es al final cuando se ve que es el niño el que cuenta la historia.
Sin duda en innegable, para empezar, la belleza de esta historia, y la originalidad en la forma de contarla, porque no niegan en ningún momento la crueldad y la injusticia de los hechos, pero lo disfrazan de comedia y romanticismo, nos doran la píldora del mismo modo en que el padre se la dora a su hijo, para que crea que todo va bien, para que la situación no le haga sufrir y tratan de que al final, nosotros recordemos más el amor de Guido por su mujer y su hijo y lo que estaba dispuesto hacer por ellos, que las injusticias de la Alemania nazi. No digo que haya que evitar mirar las injusticias y hacer la vista gorda, nada más lejos de mi parecer, pero sin duda, este es un enfoque original y que se agradece mucho.
En esta película hay varias cosas que me parece importante destacar. En primer lugar la relación de Guido con Dora, la forma de conquistarla es del todo irresistible, busca formas de encuentro originales, y le demuestra que siempre va a aparecer para salvarla, pero sin pretender ser más de lo que es, son gestos que les sale del corazón, son gestos que no necesita pensarlos ni prepararlos, porque el amor que siente hacia ella y las ganas que tiene de conquistarla lo hacen algo natural e instintivo, y claro, finalmente, la acaba conquistando. Pero la cosa no queda ahí, su objetivo no es conquistarla como fin de la historia (cosa que ocurre a menudo en las películas), sino que muestran, como en muy pocas películas que el amor tiene que seguirse luchando después, él la sigue cuidando, sigue con los mismos gestos que utilizó para conquistarla, sigue dispuesto a hacer locuras por ella, y a cuidarla cueste lo que cueste.
Otra relación importante es la que tiene Guido con su hijo, está dispuesto a cualquier cosa por proteger su inocencia, le protege y siempre trata de que su hijo sea feliz con la situación que le toca vivir, desde que eran felices en casa, con la escena de el niño escondiéndose para tratar  de evitar ir a la ducha, como después en las durísimas circunstancias del campo de exterminio. Es la labor del padre elevada a la máxima potencia, trata de proteger, ya no solo la salud, sino incluso la felicidad de su hijo por encima de la suya propia y añadiendo así aún más dificultad a una circunstancia ya de por si casi imposible de sobrellevar. Y la clave que utiliza para hacerlo es principalmente el optimismo y también buena dosis de humor, le hace ver a su hijo una parte positiva de los acontecimientos, y al no encontrarla, se la inventa, pero no se deja llevar por la agonía ni ante tan sombría perspectiva, trata siempre, por él  por su hijo, mirar el lado positivo, y teniendo una actitud que pueda hacer reír siempre a su hijo, manteniendo así también un objetivo en la vida más allá de lo que otros esperaban para él.
Otra relación importantísima que existe es la que mantiene con el médico nazi del que fue camarero en Italia, allí tenían una relación casi de amistad, se retaban el uno al otro con adivinanzas y pasaban juntos un rato agradable. Después cuando se encuentran en el campo de exterminio el nazi le llama aparte, pero lejos de pretender ayudarle en honor a la relación que mantienen le pide ayuda con desesperación para la resolución de una adivinanza. He buscado la respuesta a esa adivinanza con la intención de comentarla aquí, pero como cabía esperar no he hallado nada seguro. La adivinanza dice “Soy gordo, soy feo, y de color amarillo, si me preguntas quién soy, respondo “cua cua cua” y hago popó mientras camino ¿Quién soy yo?” Y no es un pato, un ganso ni nada de ese estilo. Como posibles respuestas he encontrado que puede referirse a los propios nazis (rubios, peces gordos, que gritan de forma impulsiva e incomprensible y con un régimen inmoral e incívico). Otra versión, bajo mi punto de vista más convincente y creíble, es la que dice que el propio Roberto Benigni (director y actor protagonista) reconoce que la adivinanza no tiene sentido para destacar aún más lo absurdo de que un hombre con la posición y la vida suya y de su familia a salvo y mejorando recurra desesperado  a alguien considerado casi un amigo, cuya vida está en peligro y no sabe nada de su mujer, y en lugar de intentar ayudarle le pide ayuda con la resolución de una adivinanza completamente absurda.
Por último, quisiera recordar el momento, casi al principio en que su amigo le comenta las opiniones de Schopenhauer acerca de la voluntad, y Guido se las toma al pie de la letra, porque en el fondo tienen mucho que ver en su manera de ser, de luchar por todo lo que quiere por disparatado y absurdo que sea con la firme convicción de que lo puede conseguir, y esa actitud de creer en uno mismo sin duda te deja mucho más cerca de conseguir tus objetivos, y al final de la película, él consigue el suyo, porque siempre ha creído que podía conseguir sacar a su mujer y su hijo con vida del campo de exterminio sin que su hijo hubiera sufrido más de lo necesario, por difícil y lejano que pareciese este objetivo.

Ficha técnica y artística

Título: La vida es bella
Título original: La vita è bella
Dirección: Roberto Benigni
País: Italia
Año: 1997
Duración: 117 min.
Género: Drama, Comedia
Calificación: Apta para todos los públicos.
RepartoRoberto Benigni, Nicoletta Braschi, Giorgio Cantarini, Marisa Paredes, Giustino Durano, Horst Buchholz, Sergio Bini Bustric
Productora: Miramax International


Detalles a destacar


¡Buenos días princesa!


En primer lugar, destacar que esta película es la ganadora de 3 premios oscar, mejor  actor (Benigni), mejor película de habla no inglesa y mejor banda sonora original. Pero a pesar de esto, lo más famoso de la película es la recurrente frase "¡Buenos días princesa!" que Guido le dedica reiteradamente a su mujer a lo largo de la película.

Citas célebres


"Buenos días princesa! he soñado toda la noche contigo, íbamos al cine y tu llevabas aquel vestido rosa que me gusta tanto, solo pienso en ti princesa, pienso siempre en ti, y ahora..

Mama! Papa me lleva en carretilla, pero lo hace fatal me hace morir de risa, vamos los primeros! Cuantos puntos tenemos hoy papa?"
"Ese es el sacrificio que hizo mi padre. El regalo que tenía para mi"
"Empieza el juego, quien no haya llegado ya no juega. Se precisan 1000 puntos. El primer clasificado ganará un carro blindado nuevo. Menuda suerte. Cada día leeremos la clasificación por ese altavoz de allí, al último clasificado le colgaremos un cartel que dirá: Asno"
"—... Que tengo unas ganas de hacerte el amor que no te puedes ni imaginar. Pero esto no se lo diré a nadie. Sobre todo a tí. Deberían torturarme para obligarme a decirlo.
—¿A decir qué?
—Que quiero hacer el amor contigo. No una vez solo, sino cientos de veces. Pero a tí no te lo diré nunca. Solo si me volviera loco te diría que haría el amor contigo, aquí, delante de tu casa, toda la vida"

Si la vuelves a ver fíjate en...

... la adivinanza que he descrito antes, ¿Eres capaz de darle una respuesta distinta?

Calificación: 8/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario