miércoles, 4 de julio de 2012

EL NÚMERO 23


He escogido esta película, porque es escalofriante. Porque una vez que la ves ya nada es igual, y porque da igual cuantas veces la veas, cada vez que la ves te pasas unos cuantos de días rallado, sumando las matrículas de los coches, las letras de tu nombre, la fecha de tu cumpleaños, y todo lo que se te ocurre.



Análisis del argumento

Un número es sólo un número ¿O no?

Walter Sparrow es un hombre con una vida aburrida pero feliz, quiere a su mujer y es admirado por su hijo, pero un día su suerte se trunca, y por culpa de que tiene que ir a buscar a un perro a última hora (trabaja en control de animales) en el día de su cumpleaños, su mujer se queda esperando en una librería y encuentra un libro llamado "el número 23" escrito bajo seudónimo, y después se lo da a él para leer, el libro va de un detective a quién el número 23 le persigue y le provoca desgracias. Walter se siente identificado con él hasta que llega un punto en que llega a perder el sentido de la realidad y de la ficción y se obsesiona con el número 23, lo ve en todo, en su fecha de nacimiento, en su dirección, en los colores con los que está pintada su casa, en todo. Su mujer pide ayuda a su mejor amigo, pero Walter empieza a sospechar de la relación que hay entre ellos, y empieza a buscar el cadáver de una chica que aparece en el libro, a la vez que descubre que el perro que le hizo llegar tarde a la cita con su mujer cuida de una tumba vacía, llega a un punto en que cree que es su mujer quién escribió el libro y quién le está haciendo creer que está loco, pero ella le cuenta que en realidad había sido el propio Walter quién había escrito el libro antes de tener un accidente, perder la memoria y comenzar de cero. Tras enterarse de eso su obsesión y su locura se descontrolan del todo y se fuga a un hotel, y descubre que debajo del papel pintado de la habitación 23 está el último capítulo del libro que no pudo terminar de escribir, y que fue saltando de esa ventana como tuvo el accidente, y que realmente mató a una mujer. Y sale del hotel dispuesto a dejarse atropellar por el autobús 23 cuando ve a su hijo y se aparta y decide hacer lo correcto y entregarse.

En "el número 23" nos muestran de manera brutal la obsesión, como empieza por un detalle insignificante en un momento de debilidad, y que a partir de entonces empieza a ir a peor, a crecer de forma descontrolada e irracional. Empiezas a dudar de lo que siempre has sabido, de quienes has confiado. Cuando una idea entra en tu mente es imposible expulsarla, va creciendo, ves todo lo que ocurre a tu alrededor desde esa idea, y esa visión, a su vez ayuda a corroborarla de manera que esa idea empieza a perseguirte y a aislarte del mundo. Y eso te lleva a la locura.

Pero la obsesión, en contra de lo que pueda parecer, no es, bajo mi punto de vista, el tema más importante en esta película sino hasta que punto somos dueños de nuestros actos o, si por el contrario somos simples víctimas del azar o del destino. Evidentemente, ni yo ni nadie puede discernir eso, pero mi opinión y al parecer también la de la película, independientemente de si el destino existe o no, nosotros somos dueños y responsables de nuestros actos, y pensar o actuar de forma contraria a ese principio es un intento vago de eximir la propia responsabilidad y limpiar la conciencia sin hacer nada por redimir los errores. Limitando el concepto de "error" al de "el destino me odia". Lo cual, acaba siendo, ridículo e infantil. Podemos no ser capaces de controlar todo lo que ocurre a nuestro al rededor, pero si podemos controlar cómo nosotros reaccionamos ante dichas circunstancias. Y eso es lo más importante, por eso, el Walter joven e inexperto, dominado completamente por la obsesión y la locura se cree dominado por su destino. Sin embargo, ya como adulto, cuando está a punto de volver a abandonarse, ve a su hijo, símbolo de su responsabilidad, y decide actuar como cree que es correcto, independientemente de su destino o sus circunstancias.

Ficha técnica y artística


Título: El número 23
Título original: The number 23
DirecciónJoel Schumacher
País: Estados Unidos
Año: 2007
Duración: 95 min.
Género: Thriller. Intriga. Crimen
Calificación: No recomendada para menores de 13 años
RepartoJim Carrey, Virginia Madsen, Logan Lerman, Danny Huston, Rhona Mitra, Lynn Collins,Michelle Arthur, Mark Pellegrino, Paul Butcher
Productora: New Line Cinema

Detalles a destacar

Números 32:23

"Sabed que vuestro pecado os alcanzará" es la cita bíblica correspondiente a Números 32:23, sin duda está más que estudiado para que el espectador relacione lo que ocurre en la película con la vida real, pero aún así el impacto que produce al aparecer al final justo antes de los créditos es impresionante y fundamental para dejar a quien lo ve con la incertidumbre que acaba desembocando en la inquietud que describía en la introducción a esta entrada.

Citas célebres

"Tenia una cara hecha para sonreír..."
"Un número es sólo un número ¿o no?"
"¿Sobrevivió el número para matar un día mas?"
"-Soy una mala mujer, no quiero llevarte a la maldad
-No tienes ese poder"

Si la vuelves a ver fíjate en...

... que a pesar de parecer que todos los cálculos que llevan al número 23 son lógicos, en algunos casos suman, restan, multiplican o dividen indiscriminadamente y sin ninguna lógica, de esta forma casi siempre se puede conseguir el resultado deseado.

Calificación: 7/10 

No hay comentarios:

Publicar un comentario